viernes, 23 de enero de 2009

EN SILENCIO...


Se ha marchado sin hacer ruido
Sin escenas ni estridencias
Casi, casi entre susurros
Como él habría querido


Se ha marchado Manuel
A continuar su camino
Algún día le alcanzaremos
Allá lejos... donde habita el olvido

7 comentarios:

el bandido de tormaleo dijo...

La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.

Descanse En Paz.

Plataforma para el Desarrollo y Difusión del Alto Sil dijo...

No conocí a Manuel, pero en el fondo siento como si le hubiera conocido. Cuando un/a famos@ se va, le ponen una calle, le inauguran un busto, colapsan los canales de televisión, o la gente se lamenta en cada esquina. Pero con toda probabilidad, ese/a famos@, fuera de los dones que la madre naturaleza le regaló para triunfar, no le llegara al barro de los zapatos a gente como Manuel, que aunque insisto que no le conocí, sé que hizo más méritos en vida y pasó una vida más sacrificada que cualquiera de ellos. Pero yo sí le pongo un monumento en la plaza de mi corazón a las personas como Manuel, que son las que, en silencio, permiten que el mundo siga funcionando. Aunque públicamente no se les reconozca.

el chapras dijo...

Un gran hombre.
Mi pesame para los familiares.

MARIA I. dijo...

No se si le conoco.Le habre visto aunque no le ecuerde, me uno al pesame de esos familiares y amigos de ibias

la marquesa dijo...

Cada persona que falta en Villaoril, es un hondo penar en mi corazón.
Se le echará en falta.

El Trasgo del Cadavín dijo...

Por culpa de una gripe, que para vosotros sería un resfriado y que para mi ha sido como escalar el muro del corral de la Casa del Roxo, he llegado un poco tarde. Pero, aún así, quiero hacer un pequeño homenaje a Manuel:
Yo soy unos pocos años más joven y he mantenido un trato cordial con él. Recuerdo su conversación pausada, sus opiniones breves y certeras sobre los quehaceres diarios, sus descansos, en cuclillas, fumando su pipa cargada con tabaco del país.
He seguido, en los últimos tiempos, su operación y sus achaques a través de su sobrino José.
Con el, se ha ido un poco el alma del pueblo.
He quedado triste.
Abrazos a todos.

María del Roxo dijo...

Estimado Trasgu, espero que te hayas recuperado satisfactoriamente. No queremos quedarnos sin tu "memoria histórica" en este blog.