viernes, 13 de febrero de 2009

DONDE HABITA EL OLVIDO

Valle de eternas nieves,

y de eternas,

melancólicas brumas...

12 comentarios:

Plataforma para el Desarrollo y Difusión del Alto Sil dijo...

A veces es necesario olvidar. Olvidar lo que somos. Y volver a empezar. Una vida nueva...

¿Qué mejor lugar para ello que El Valle del Olvido? ¿Qué mejor lugar que Ibias? Fuera de Ibias hay vida, pero ya no es lo mismo.

Le prof dijo...

Donde habite el olvido / En los vastos jardines sin aurora;/Donde yo sólo sea / Memoria de una piedra sepultada entre ortigas /Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.//Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,/Donde el deseo no exista.//En esa gran región donde el amor, ángel terrible,/ No esconda como acero / En mi pecho su ala,/ Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.//
Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,/ Sometiendo a otra vida su vida,/
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.//Donde penas y dichas no sean más que nombres,/
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;/ Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,/
Disuelto en niebla, ausencia,/
Ausencia leve como carne de niño.//
Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

Le prof dijo...

(Cernuda)

María del Roxo dijo...

Yo no me merezco "comentadores" como vosotros... Buenos días, madrugadores!

***

¿A dónde voy? El más sombrío y triste
de los páramos cruza,
valle de eternas nieves y de eternas
melancólicas brumas.


En donde esté una piedra solitaria
sin inscripción alguna,
donde habite el olvido,
allí estará mi tumba.

(G. A. Becquer)

El Bandido de Tormaleo dijo...

También Sabina (Joaquín), inspirándose en Cernuda escribió:

Y la vida siguió,
como siguen las cosas que no
tienen mucho sentido,
una vez me contó,
un amigo común, que la vio
donde habita el olvido.

La,la,la...

Alegría que salió el sol después de una eternidad.

El Bandido de Tormaleo dijo...

Por cierto, M. del Roxo: ya veo que los seguidores (explícitos) que van añadiéndose a tu blog van aumentando en progresión aritmética. Dentro de nada tendrás que hacer un rincón más grande para todos ellos.

Eso significa sólo una cosa: que lo que estás haciendo gusta y está bien hecho. Pero claro está, esto es como todo lo que triunfa: su parte también se la llevan los comentaristas que tienes.

Nos alegramos. Que lo pases bien el fin de semana... Y también los demás...

María del Roxo dijo...

Bandido: Sin duda alguna, los comentarios son tanto o más importantes que las entradas. Un blog tiene que ser algo vivo y cercano, participativo... y El Lejano Oeste es un lugar privilegiado por tener a gente como vosotros siguiéndonos y apoyándonos.

El sol también está empezando a salir en Ibias...

Carlos de Sebastián dijo...

Desde arriba también se distinguen nuestros valles enmarcados por las nieves:
http://www.sat24.com/sp
...y se ve como va saliendo el sol si se madruga, que no es mi caso.

chapras dijo...

Lo mas bonito sale cuando se despeja la bruma.Y si es un dia despejado ver salir el sol desde el alto de una montaña de Ibias aunque se tenga que madrugar vale un dia de vida.
No escribo ninguna poesia por que soy muy malo para eso.

MARIA I. dijo...

El olvido no es victoria
sobre el mal ni sobre nada
y si es la forma velada
de burlarse de la historia
para eso esta la memoria
que se abre de par en par
en busca de algún lugar
que devuelva lo perdido
no olvida quien finge olvido
sino quien puede olvidar

El Trasgo del Cadavín dijo...

Hay muy pocos días al año para hacer una foto así en esta zona.
La Braña de Villardecendias, es mucho más luminosa casi siempre. Pero ser límite con Muniellos, tener un acceso duro, sus campiñas y árboles hasta el mismo alto, hacen de ella un lugar idóneo para vivir un día de paz digno de una oda de Virgílio.
Por los pelos se ha librado del Victorino Alonso de la época de los romanos: Si os fijáis bien en la montaña de la derecha, se recogía el agua para la excavación del oro del Corralín.
Un abrazo a todos.

María del Roxo dijo...

Chapras: no escribirás poesía, pero tu comentario ya lo es.
María I: no conocía esa. Me gusta.
Trasgo: el Marco Victorinus de la época de los romanos seguro que era un genio de la ingeniería, no un simple mafioso como este.