miércoles, 25 de marzo de 2009

CORTINES DE ENSUEÑO

Algún día hablaremos con calma sobre los Cortines de Ibias. Hoy, de momento, sólo quería dejaros ver este maravilloso ejemplo en medio de As Penas da Armada, entre los pueblos de Villarmeirín y Villar de Cendias. La foto está sacada al amanecer desde las curvas del Furacón, cuando la niebla comenzaba a subir por el río Ibias.


Aquí podéis observar mejor la ubicación del cortín justo en la base de las peñas más verticales, en la margen derecha del río y de la carretera que conduce al Villar. La dificultad del acceso no sólo estaba garantizada frente al oso, sino que debía suponer todo un reto para los mismos propietarios. Me imagino que no debería ser tarea fácil encaramarse allí arriba.

En cualquier caso, el cortín parece abandonado, aunque su pared circular se conserva en excelentes condiciones (al menos desde la distancia). No seré yo quien vaya a investigar el estado de la pared de cerca...


Se me olvidaba. Si queréis más información sobre los cortines, os recomiendo esta entrada de Alto Sil

18 comentarios:

el chapras dijo...

Hablando de cortines yo siempre me hago una pregunta a la cual nadie me ha dado respuesta, a ver si aqui alguien me la puede contestar.
¿Por que la mayoria de los cortines son redondos y no cuadrados?.
Con respecto a este no solo estaba exento de que el oso se lo pensara a subir , si no que los ladrones tambien se lo pensarian dos veces.
LOs dueños de este cortin cada vez que tenían que esmelgar llevarían un equipo de escalada con ellos.
uff¡No me quiero ni imaginar si hechan las abejas detras de ellos y tienen que escapar.

Un saludo

El Bandido de Tormaleo dijo...

También hay cortines rectangulares, pero son menos frecuentes.

No me acuerdo como se llaman, pero existen. Si me acuerdo de como se llaman ya os lo digo. Es más, he visto fotos de ellos.

Carlos de Sebastián dijo...

¡Impresionante ubicación!
Especulación de que sean circulares:
Las construcciones más antiguas en la zona son de planta más o menos circular, como las castreñas. A Asturias el angulo recto lo trajeron los romanos.
A lo mejor son redondos por tratarse de contrucciones populares locales sin un modelo foráneo al que copiar.

El Bandido de Tormaleo dijo...

Talameiro, ese es el nombre de los cortines rectangulares.

Carlos de Sebastián dijo...

Interesante lo del talameiro, no sabía nada de ellos. Según lo que dicen de ellos por interned, parece que se trata de una especie de torres para colocar las colmenas encima a salvo del oso. En el primer enlace hay una foto:

http://books.google.es/books?id=uJNZAbnHeScC&pg=PA114&lpg=PA114&dq=talameiro&source=bl&ots=Ob0UIx9Kni&sig=3L4H4Vxdnf3pqwZNyFm4egPc9P4&hl=es&ei=1gvKSYugKpiZjAfT5dHOAw&sa=X&oi=book_result&resnum=1&ct=result

http://www.fapas.es/proyectos/apis/manual_apicultura.pdf

La Marquesa dijo...

La tradición cuenta que la mayoría de los cortines se fabricaban con forma circular para poder aprovechar más su espacio interior.
Casi todos los "trobos" de las colmenas procedían de troncos vaciados que también eran circulares y se podían ir arrimando todo alrededor de la pared interior del cortín para aprovechar el sitio y meter cuantos más, mejor.
Los trobos que se fabricaban con forma cuadrada, se solían reservar para el centro del cortín.
Pero bueno, siempre era más fácil vaciar un tronco que hacerlo, de ahí que se hicieran redondos.
Hasta aquí, la sabiduría de la Marquesa.

El Bandido de Tormaleo dijo...

Me asombráis, mi nobleza. Que cantidad de cosas podría aprender un humilde Bandido de alguien de tan alta alcurnia. Sois un cofre lleno de sabiduría...

Bernar dijo...

Creo que puede ser cuestión de optimización: con una superficie circular se encierra el área máxima con la menor cantidad de piedras posibles (o sea, con un perímetro menor).

el chapras dijo...

Gracias a todos por la aportación de opiniones.Llegue a la conclusión de que por aquel entonces todo se construia en forma circular (castros)y que los cortines eran una construción mas.
Señaa Marquesa tiene usted razón de que se aprovechaba mejor el espacio y estoy deacuerdo con el bandido ¡vaya sabiduria¡.
Los plebeyos por aquel entonces no teniamos acceso a la cultura.
Pero con lo que nos enseña este blog ¡todos con licenciatura¡

Un saludo

EVA dijo...

Vecino, yo como he tenido que leerme algun que otro libro de apicultura por la gran pasión que tiene mi padre a estos bichitos te cuento mi versión.
Los abeyeros o meleros tuvieron que proteger sus colmenas de los ataques de los osos mendiante la construccion de muros de piedra circulares o elipticos que llevaban losas de piedra en lo alto, las cuales impedían la subida de los osos a estos lugares que llamaron CORTINES. Tambien construyeron las talameiras o prismas hechos de piedras que llevaban encima un tablero sobre el que se colocaban las colmenas a mas altura de la que podía acceder los osos.

Un saludo.

Carlos de Sebastián dijo...

jejeje!! Creo que en nuestro lejano oeste nunca faltaron expertos en leyes, ingenieros y doctores de la iglesia. Lo que dice Bernar sobre optimización de recursos me parece muy acertado. Las razones pueden ser varias y relacionadas.

Tormaleo dijo...

Guauuuuuu!!!! Precioso María, precioso.

Noe Degaña dijo...

Me imagino que la calidad de la miel bien merecía el esfuerzo porque mira que está difícil.

La foto muy sugerente con esa neblina.

Plataforma para el Desarrollo y Difusión del Alto Sil dijo...

En la charla que dio sobre cortines hace un par de años Ernesto Díaz Otero, en el Centro del Urogallo, uno de los asistentes, que era de Villar de Cendias, reconoció este cortín al verlo en una de las diapositivas. Lo nombró como 'Cortín de Cadenas', igual que el famoso cortín entre Moal y Tablizas.

El Trasgo del Cadavín dijo...

Creo recordar que ese cortín pertenece a la Casa de Rigueras de Taladrid y la dificultad de acceso es más aparente que real, pues por sus inmediaciones pasa el camino que viene del Corralín.
Dice el aguafiestas.
Un cordial saludo.

mari dijo...

Ya me parecia a mi que algo tenía que tener Trasgo.Los solian hacer en sitios donde el oso le fuera difícil llegar,pero a la vez tenían buen acceso para la gente.
Chapras mi hija dice que si los harian redondos por que era mas dificil trepar por ellos que por los cuadrados.

Un saludo

Anónimo dijo...

Aunque veo que la mayoría de las entradas ya son de hace un par de años... enhorabuena por todas las conjeturas, opiniones y testimonios expuestos. Soy Ernesto Díaz, responsable de varios estudios e inventarios hechos en los últimos años en Asturias, Galicia y León de estas construcciones.

Os mando un enlace a una revista digitakl portuguesa en la que publicamos un artículo. Espero que os guste y os ayude a conocer un poco más este extraordinario patrimonio, en el que Ibias tiene mucho y muy bueno.

Os dejo mi correo por si queréis enviarme dudas o alguna información de interés.

lajurbial@telecable.es

Saludos. Ernesto Díaz

María del Roxo dijo...

Gracias, Ernesto. Tu libro sobre los colmenares tradicionales y el oso pardo en el norte de Castilla y León ocupa un lugar destacado en mi biblioteca. Felicidades por la estupenda labor realizada. Un saludo.