viernes, 15 de enero de 2010

EL REBOLLO FRIOLERO



En estos días tan blancos y tan fríos en los que la nieve se hace dueña y señora del paisaje, el único que se atreve a hacerle frente con su colorido ocre rojizo es el humilde REBOLLO, que forma bosquetes jóvenes repoblando con gran facilidad y rapidez las zonas de monte bajo en las laderas más solanas.




La particularidad de esta especie es la MARCESCENCIA (me encanta el palabro). Sus hojas no son ni perennes ni caducas, sino "marcescentes". Esto significa que el friolero y púdico rebollo no se desprende de sus viejas hojas hasta que vienen a ser sustituidas por los brotes primaverales, con lo cual está vestido todo el año, alternando uniforme verde y rojo, y prestando su color al invernal paisaje de Ibias.

17 comentarios:

La Marquesa dijo...

Árbol inteligente y pudoroso.
No se queda desnudo nunca.
Mantiene su viejo abrigo hasta tener un nuevo.
Además de esto, me gustan porque suelen más pequeñitos que sus hermanos los robles grandes.
Bonita entrada.
Buen fin de semana.

El Bao dijo...

Muy guapo

El Bandido de Tormaleo dijo...

Pues es una especia en peligro de desaparición y está protegida en otas comunidades autónomas.

A ver si sabiendo que está en peligro de desaparición empiezan a talarlos todos, como a los osos y demás especies en tal situación. Viva la especie humana!!!

dr tebussen dijo...

Siempre pensé que rebollo y roble eran sinónimos, hoy descubro que el rebollo es variedad del roble. Recuerdo a mi padrino echando un "rebolo" para avivar el lume. Supongo que en algunas zonas también se utilizaba esta palabra para referirse a cualquier tipo de leño, pero leño contundente.

Bonitas palabras marcescencia, marcescente. Nunca las había oido. Me resultan sonoras y coloristas. Procuraré no olvidarlas.

Buen fide para todos.

Gonzalo de Suárez dijo...

Y mientras existan depredadores, como Vctorino Alonso seguirá en peligro de extinción, junto con otras especies, vegetales y animales.

Cienfuegos dijo...

Coñe, no sabía yo eso. La verdad es que nunca me había fijado en que conservaran las hojas "secas" todo el invierno. Y si, curioso palabro MARCESCENCIA.
Un saludo

María del Roxo dijo...

La palabra es preciosa, desde luego. El arbolito, modesto, pero en grupo se hace fuerte... y si no, que se lo digan a quien intente atravesar un bosquete de jóvenes rebollos. Pa morirse en el intento!

La Marquesa dijo...

¿Y a quién se le va a ocurrir atravesar un "bosquete de jóvenes rebollos"?
A no ser que sea por una carretera que lo atraviese...

María del Roxo dijo...

Hay mucho "loco" suelto por ahí, Marquesa...

Rosa cunqueira dijo...

Maria buen fin. del rebollo (quercus pyrenaica)el mas pobre de los quercus (robles) aguanta el frio las lluvias y la mala climatologia, al contrario que sus hermanos el petraea(roble albar) que es mas señorito y necesita reguardarse mas o el carballo que es el mas señorito de ellos y busca buen suelo.
¿SABIAIS QUE EL REBOLLO DA MANZANAS ? PUES SI, NO SON COMESTIBLES, para algunos son agallas perr no porque no son leñosas es como una mazana pequeñita que por aki se ven en otoño muchas veces.
Pasarlo bien

El Trasgo del Cadavín dijo...

Yo creo que las manzanas que dice Rosa. son las que en Ibias llamábamos de nenos, mazacos de cuquelo: las abríamos con la navaja y tenían dentro bichos. Son muy bonitas cuando secan y se quedan de color marrón pegadas en las ramas.
En alguna ocasión me dijeron que eran brotes infectados por larvas. Los estudiosos de botánica, nos pueden sacar de dudas.
Por un pouco.

Sr. Hessen dijo...

Hola, bonos días: Vaya, toi deprendiendo más al traviés de los blogs que buscando nos !!ibros, en blogs -como esti- salen cousas interesantes, cousas que m`ayudasen a conocer estos territorios. Un saludín.

dr tebussen dijo...

Sí, Trasgo, yo también había oido a mi abuela llamarlas mazás de cuquelo y decir que de niños jugaban con ellas... También dice que jugaban a imaginar que los capelos que crecían en las paredes de las casas, una planta sencilla de hojas redondeadas y carnosas, cuyo nombre desconozco en castellano, eran filluelos. No hay nada más maravilloso que la imaginación de un niño, que tiene el don de transformar todo aquello con lo que se topa tratando de adecuarlo a sus deseos.

Rosa cunqueira dijo...

TRasgu pa mi eso que dices leñoso son potes haciamos potes pa jugar de pequeños,en castellano se llaman agayas y si,son larvas de insectos que lo que hace el arbol es ir envolviendolos, de ahi su estado leñoso, no tiene nada que ver con las manzanas si encuentro la foto se la enviare a Maria para que lo veas.Gracias.

María del Roxo dijo...

Mazás de cuquelo??? Agayas??? Aquí la que aprendo soy yo! Por favor, Rosa, cuando puedas, mándanos una foto para sacarnos de dudas...

Sr. Hessen: en El Lejano Oeste, los forasteros son siempre bienvenidos, máxime cuando muestran tanto interés por nuestras costumbres. Con maestros así (y aquí incluyo a Noe), tiene que dar gusto ser alumno en Villares.

el Trasgo del Cadavín dijo...

En la parroquia de Taladriz, llamábamos capelos a las setas y hongos que, en primavera y otoño, llenaban os praos ya os soutos.
Por un pouco

Rosa cunqueira dijo...

Maria esta hecho lo de la foto tengo q buscar , si al encuentro te la envio