lunes, 25 de abril de 2011

CON LAS MANOS EN LA MASA

Hoy empezamos la entrada por el final, con esta magnífica, sabrosa y deslumbrante ROSCA DE PASCUA, elaborada con la receta tradicional de Carmita del Roxo.








Aquí dos imágenes del proceso de amasado...




... y finalmente las manos que la elaboraron con mimo y cuidado.




No os podéis ni imaginar a quién cogimos con las manos en la masa... ¿alguna idea?




13 comentarios:

Xastre dijo...

Yo sí lo sé... Pero voy a ser algo que casi nunca soy: prudente. Lo que está muy claro es que, por el tamaño, no son tus manos, María.

Gonzalo de Suárez dijo...

las manos no se a quien pertenecen,aunque tienen aspecto de ser de un noble, pero la rosca tiene una pinta que entran ganas de pegarle un bocao a la pantalla.

Irma dijo...

¡Qué buena pinta tiene eso!

Saludines utópicos para el lejano oeste, Irma.-

Carlos de Sebastián dijo...

No me quiero imaginar que fuera la marquesa de la viña.

La Marquesa dijo...

Se ven unas manos expertas, elegantes y refinadas.
El resultado maravilloso.
No sé de quién serán las manos pero seguro que la rosca estaba riquísima

Milio'i Sebastián dijo...

Ni idea. Buen aspecto tiene. Mejor sabría.

MARIA I. dijo...

Quien si no, va hacer la receta de Carmina el Roxo mejor que tu.........

Pixina Galana dijo...

Con esa muñeca izquierda tan enjoyada, me arriesgo y digo ¿La Marquesa?

Ya veo que a la chapa de la cocina se le saca partido.
¡Que buena pinta tiene esa rosca!

Pixina Galana dijo...

¡qué poco madrugadora soy! ¡llego la última a comentar!

El chapras dijo...

Me parece que pecais algo de ingenuos,y confundis las manos de la hija,con las de la madre,¿a que no me confundo,Seña Marquesa?,vamos su Excelencia haciendo un trabajo tan plebeyo como amasar,donde se vio semejante afrenta para persona tan noble.De todas maneras la rosca tiene una pinta,como para comersela de una sentada.

La Marquesa dijo...

¡Ay Chapras!
Para que los criados trabajen, hay que enseñarles cómo...

ranchin dijo...

La rosca tiene muy buena pinta pero, lo siento, no creo que sea como las de Carmina.
Por cierto nos gustaría saber la receta

Julio A. R. dijo...

Admirada doña María: tras haber tomado el té de las cinco (bien es cierto que a las 19:30), todos nosotros acordamos rogarle encarecidamente que nos ponga a los pies de la señora Marquesa.

Un servidor dio cuenta de un sector que superaba el ángulo recto. (Y hubiera insistido de no ser porque le llamaron la atención).