domingo, 23 de diciembre de 2012

Con mis mejores deseos para...



...Siempre me ocurre lo mismo. Se me caen encima las Navidades sin darme cuenta. Un día estamos en octubre, protestando porque todos los centros comerciales nos empiezan a martirizar con villancicos y ofertas de turrón, y al otro estamos sumergidos en el maremágnum de las compras de última hora y en la pila de felicitaciones de paz, felicidad, amor, larga vida y mucha salud. Y yo aquí, con estos pelos, en rulos y bata de guatiné, y sin haber preparado ninguna entrada emotiva propia de estas fechas pegajosas y lacrimosas… pero si creíais que por fin os habíais librado de mis felicitaciones, vais apañaos porque aquí estoy dispuesta a improvisar mi personal dedicatoria.

Queridos lectores, queridos amigos, querida familia del Lejano Oeste y territorios cercanos:

El mundo no ha terminado el día 21 y aquí seguimos... Las cosas podrían ir mejor pero, no lo olvidemos, también podrían irnos muchísimo peor. Desear que la felicidad venga de fuera en forma de lluvia de millones en la lotería, de unas vacaciones exóticas o de un televisor de plasma de 42 pulgadas, es tan absurdo que no os deseo ningún regalo material, como tampoco lo deseo para mí misma, amén.

Me gustaría, eso sí, que estuvierais sanos como manzanas y con energía suficiente para seguir trabajando duro. Que a pesar de las dificultades, de los inconvenientes, de la situación económica y de las zancadillas que a todos nos ponen de vez en cuando, logréis ser felices en vuestro camino. Que si os caéis, sepáis levantaros o contéis con alguien a vuestro lado que os eche una mano.

Con estos buenos deseos, os dejo ya –que se me enfrían los langostinos- con mucho AMOR, con el mío propio sumado al de Rafael AMOR y su magnífica reflexión para momentos complicados como los que a algunos os está tocando vivir...

Cuando vayan mal las cosas, como a veces suelen ir,
cuando ofrezca tu camino sólo cuestas que subir,
cuando tengas poco haber pero mucho que pagar,
y precises sonreír,... aún teniendo que llorar.

Cuando el dolor te agobie y no puedas ya sufrir...
Descansar acaso debes, pero nunca desistir.
Cuando todo esté peor, más debemos insistir.


Un besazo y a ser (moderadamente) felices en un año que aunque tiene mala pinta, a mí me da buena espina...

María del Roxo

5 comentarios:

Xastre dijo...

Excelente texto, María. Hasta me he emocionado y todo... Ojalá que esos deseos que expresas puedan ser realidad (y cuanto antes, mejor). Feliz 2013 (sin rima...).

Cienfuegos dijo...

Felices fiestas, María. A ver si tienes razón con el 2013 aunque, .... no se, no se. Acaba en mal número.
Un saludo

El chapras dijo...

Me quedo con lo segundo Maria,salud para todos,de cosas materiales ya estamos sobrados.El mundo no se podía acabar de ninguna manera el 21, dijeran lo que dijeran los mayas, mientras el Xastre no solucione lo de la reserva,no hay profecía que valga, el poder de un cabreiro no hay maya que pueda con él.Felices fiestas y prospero año a todo el mundo.

Isabel dijo...

Felices Fiestas y próspero año 2013, espero que sea mejor que los 2 anteriores y sobre todo que tegamos mucha salud para poder superar los obstáculos que nos pone la vida. Un abrazo para todos.

Carlos de Sebastián dijo...

Amén, María, amén.
Feliz año para todos.