martes, 5 de mayo de 2009

OS FUSTES...



Pues sí, claro que sí... Tiene razón la Señora Marquesa y los que la han secundado.


La cruz, similar a la otra que está más abajo y apenas visible en la foto, es uno de los dos pares de FUSTES, que se colocaban en el interior de un TROBO, a una altura aproximada de 1/3 y 2/3 del mismo. Y sí, se llaman igual que las pinzas de madera con las que se recogían los orizos de las castañas.

El fuste que vemos en la foto, el superior de la colmena, marca el límite máximo hasta el que se debe esmelgar.



El premio a los acertantes, y a los participantes si se tercia, es una visita al cortín en el que fue captada la imagen, en el que pertrechados convenientemente nos pondremos manos a la obra para levantar una de las paredes caídas. Os espero (sentada, por si acaso).

9 comentarios:

Plataforma para el Desarrollo y Difusión del Alto Sil dijo...

Se te ha olvidado decir que los acertantes tienen que acudir embutidos en un traje de buzo, para no sufrir las picaduras de las abejas del Roxo.

el chapras dijo...

Cuanto me alegro de no a ver acertado jajaj.A los que no ganamos que nos das ¿un tarrin de miel?.

Un saludo

La Marquesa dijo...

Cuenta con los obreros del Marquesado para levantar esa pared caída.
Allí estarán ellos y la Señora Marquesa debidamente protegida.

el chapras dijo...

Seña Marquesa, cuando se gana un premio es de mala educacion no presentarse a recojerlo,asi que deje su excelencia de madar empleados para trabajar y vaya usted preparada de pico y pala.Asi conocera en persona la dura labor que realiza la plebe a diario(con un poco de suerte le subira el sueldo a sus empleados este mes).

Un saludo de la plebe.

Plataforma para el Desarrollo y Difusión del Alto Sil dijo...

Así se habla, Chapras. El trabajo dignifica al ser humano. Para poder mandar bien, primero hay que haber vivido lo que se está mandando. Ya que la Marquesa es nueva en estos menesteres, para que se inicie en el mundo del trabajo manual, se le encargará simplemente del transporte y colocación de las piedras de entre 30 y 40 kg. O de la tarea de entretener y servir de cebo a los aguijones de las abejas, para que no ataquen al resto de la plantilla.

Xastre dijo...

Me sumo a la tarea, aunque no participase en la adivinanza (no quería abrumaros con mis coocimientos,jejeje. ¿Cuándo empezamos?

María del Roxo dijo...

Queridos y voluntariosos lectores:

Cuando a mi sobrino pequeño le quisimos explicar que a su abuelo las abejas no le picaban porque iba protegido con una careta, nos preguntó, de forma muy lógica, si se disfrazaba de la Abeja Maya...

Así que vosotros ya sabéis: buscaros un buen disfraz y a demostrar vuestras habilidades constructivas.

La Marquesa dijo...

Chapras, Plataforma: Comprendo vuestra envidia hacia mi persona pero lo de trabajar hace tiempo que lo dejé a los pobres...
No sé si me tenéis más envidia por mi enorme fortuna o por mi enorme sabiduría...
¡Venga, a carretar piedras para el cortín y sin excusas!

Conchita Álvarez Lebredo dijo...

Te copié la foto para ilustrar una palabra de mi blog "A Salvadeira" (asalvadeira.blogspot.com), donde recojo léxico del occidente de Asturias a punto de desaparecer. Fue la que encontré más útil, porque se ven perfectamente los fustes de arriba y de abajo del trobo. Cité la procedencia de la foto, pero si te parece mal, la quito. Gracias.