miércoles, 21 de octubre de 2009

EL OTOÑO Y EL BOSQUE

Comenzamos a caminar al lado del río con una temperatura de un grado sobre cero. El suelo todavía está congelado. Dos forros polares superpuestos, guantes y gorro no son suficientes para hacernos entrar en calor mientras avivamos el paso y nos dirigimos, cuesta arriba, hacia zonas más cálidas.





En los días soleados de otoño se produce en la montaña la inversión térmica: más frío en cotas más bajas y calorcillo en las cumbres. Allá precisamente nos dirigimos: a la cumbre. Estos primeros cientos de metros a paso ligero. Poco a poco comenzamos a sentir que nuestros miembros entumecidos por el frío mañanero van cobrando vida de nuevo. Sobra ya el abrigo. El sudor empapa la camiseta.


Es hora de sacar las manos de los bolsillos y comenzar a disparar fotos. La cámara no hace justicia al tratar de captar la increíbles tonalidades con las que el bosque nos quiere obsequiar: el rojo oscuro de los capudros, el vivo amarillo de los abedules y los fresnos, el pardo negruzco del arce, el verde apagado del roble. Castaños, avellanos, tejos, acebos, rebollos, todos compitiendo por ser los más bellos, aportando su particular tonalidad a este conjunto tan bien orquestado.




Si yo fuera poeta, sólo podría inspirarme en otoño...

Si yo fuera pintora, sólo podría pintar el otoño...

Si yo fuera fotógrafa, sólo podría retratar el otoño...



...Pero como sólo soy bloguera, quiero compartir con vosotros el regalo que el pasado fin de semana nos hicieron el otoño y el bosque...



17 comentarios:

Xastre dijo...

No sólo el otoño nos regaló un paisaje maravilloso: también tú lo has hecho sacando esas fotos y compartiéndolas. Un saludo.

Lord Jameson dijo...

Si yo fuera, si yo fuera...

Hay que poder inspirarse, poder pintar, poder retratar, poder lo que sea, con lo que uno es y con lo que uno puede, que no es poco.

Uno tiene que intentar hacer poesía, pintar o retratar con la capacidad que uno tiene. Si sólo pudiéramos hacer estas cosas siendo profesionales de cada materia, que aburrida sería la vida.

Pero "como sólo eres bloguera", que se le va a hacer. Acaso será poco, con el trabajo que ello conlleva.

Un fragmento de ello:

No soy poeta, ni lo trato de ser
tan solo soy lo que yo quiero ser
no escribo plagios solo lo que dicta
mi corazón, camino por las calles de mi
corazón si lastimar a nadie solo encontrar
una razón para escribir quien soy.

eminosuke dijo...

Muchas gracias por el relato de tu éxtasis y por las fotos (la de las hojas será mi fondo de escritorio... hasta que aparezca otra que me inspire tanto.)

La Marquesa dijo...

Gracias por compartirlo con los que preferimos no pasar esos fríos mañaneros ni darnos esas caminatas.
Es mejor disfrutar de tus fotos.
Me encanta el otoño!!!

Por cierto, cómo se nota que Lord Jameson es de la nobleza y tiene mucho tiempor que perder leyendo poesía.
Este es de los míos.

Sí, Chapras, poesía,poesía...

El Bandido de Tormaleo dijo...

Ay, señora Marquesa... Y qué es poesía?

Un Bandido como yo soy más de narrativa, no tan sofisticado como tanto noble que veo empieza a aparecer.

Espero que entre nobleza, gente llana, bandidos, bandidas, trasgos, plataformas y demás nombres que conforman o participan en este blog, sirvan de complemento para hacerlo cada día más variado y entretenido.

Agua dijo...

Qué envidia me das... Ojalá yo tuviera Ibias tan cerca, ojalá yo viviera ahí, y pudiera disfrutar de la belleza de sus bosques, sus tierras, su gente, sus olores, su cielo.... pero no solo en otoño, sino toda la vida!

Algún día lo conseguiré :)

El chapras dijo...

Vamos a ver Seña Marquesa,no es que yo sea un insensible de corazon de"chapa",lo que pasa que a mi el otoño es la estacion del año que mas me deprime.Este bosque,el jardin de casa el Roxo segun esta de bien cuidado, en primavera seria para leer poesia,prosa o lo que sea(particularmente, yo como el Bandido mucho mas la narrativa).
De todas maneras,Maria las fotos preciosas como siempre,menos mal, aun queda gente (que no es noble)que no le importa madrugar ni pasar frio para que las podamos ver.
Si Seña Marquesa,traaabajo,sacrifiiicio.

el chapras dijo...

Muy buenas fotos¡¡ nos hacen soñar con esos paseos disfrutando del paisaje de Ibias.
Tengo que romper una lanza a favor del chapras ,aunque parece el del cuento del Mago de Oz que estaba vestido de hojalata y buscaba un corazon,este aunque se haga el duro si lo tiene jaja.
Un saludo

la muyer del chapras dijo...

Uff¡¡Maria quise poner la mujer del chapras jaj fui yo la que deje le ultimo comentario.

un saludo

El Bao dijo...

Que guapo el otoño, además de los colores, los olores a tierra mojada y hojas secas, en Ibias se puede disfrutar muy bien, gracias nena por compartir tus fotos.

La Marquesa dijo...

¡Pero bueno! Nos enteramos que el otoño deprime al Chapras.
Yo creí que ese estado tristón era su forma habitual de existir.
Menos mal que se rajó para el encuentro bloguero, que sino seguro que nos deprime a todos.

Sí Chapras, a TOOOOODOS, los que fuimos al encuentro mientras tú buscabas excusas baratas.

María, sigue con el tema del otoño mucho tiempo, por favor.

Sancho Panza dijo...

Bonito paraje para sentarse a comer un bocadillo de panceta y un trozo de empanada de chorizo.
Sigue enseñándonos lugares pero, a poder ser, que sean libres de bandidos y nobleza refinada.

La Marquesa dijo...

Por cierto, el Chapras ha confesado también que "sueña con paseos por Ibias" Es decir que no suelta el coche ni para ir a por tabaco.
María, llévatelo a alguna excursión, que lo desea tanto que hasta sueña con caminar.

El Trasgo del Cadavín dijo...

El otoño, por los infinitos tonos de sus colores, es la época más bonita del año.
Yo no se qué años tiene El Chapras, pero me parece que es aún muy joven para tener esos ataques de melancolía. A mi, que debo tener muchos más, también me entra cierta nostalgia.
Un chupito de orujo de la Tierra, suele ser un remedio eficaz.
No se por qué me da que la Sra. Marquesa y Lord Jameson saben algo de este remedio.
A Eminosuke, le recomendaría, antes de las comidas, un poco de sake frio, para inspirarse.
A los demás, los veo bien. De momento.
Un abrazo, hijos mios. Menos para el intolerante DON VITO.

MARIA I. dijo...

creo que soy de las ultimas en leer........ asi hos leo a todos que presta bastante..... las fotos preciosas ........ envidia me das con esa descriccion del paseo.... saludos

El chapras dijo...

Vamos a ver Trasgo no es cuestion de edad sino de como es cada uno.
Seña Marquesa,esplayese usted no se corte, para una vez que trinca bocado no lo suelte.Haber si se cree que me dedico a visitar cementerios vestido de enterrador.
Triston,ya quisiera su eminencia tener la decima parte de mi alegria natural.Pero ya se sabe la nobleza siempre fue superflua estirada y muy, muy aburrida.
Trasgo como ofendes a la nobleza con orujo, bebida de la mas baja plebe.Beben chanpan por supuesto.
Orujo,orujo que ordinarez.

El Trasgo del Cadavín dijo...

Chapras, una cosa es lo que el clero y la nobleza predican y otra, lo que hacen: los cambios, lentos y suaves, se deben al buen vino y el cava, los rápidos y vertiginosos, no te engañes, son debidos al orujo y además son mucho más económicos. Los recursos de la nobleza y clero están más disminuidos de lo que aparentan.
Por un pouco.